InicioRegionalEl Gregorio Marañón coordina un estudio para el diagnóstico precoz de la...

El Gregorio Marañón coordina un estudio para el diagnóstico precoz de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es la segunda patología neurodegenerativa más frecuente, después del Alzheimer. En España, se estima que, al menos, 150.000 personas sufren esta enfermedad.

Para Francisco Grandas, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Gregorio Marañón, “la discapacidad que provoca el Parkinson y los cuidados que requieren estos pacientes, hacen de esta enfermedad un problema sociosanitario de primer nivel”. Depende de la fase evolutiva, pero “todos los pacientes necesitan tratamiento farmacológico y es conveniente que realicen fisioterapia y logopedia. Además, un porcentaje necesita terapias más complejas, bien farmacológicas o bien cirugía funcional. A día de hoy, tenemos un gran abanico de terapias, pero todas sintomáticas. No existe ningún tratamiento que cure la enfermedad o que retrase su progresión”.

Actualmente, los tratamientos experimentales que se están realizando para intentar enlentecer la progresión de la enfermedad se están realizando en enfermos de Parkinson que llevan algunos años de progresión de la enfermedad. Antes de que aparezcan los síntomas motores característicos de la enfermedad de Parkinson, tales como temblor, lentitud de movimientos o rigidez muscular, existe una etapa previa preclínica, de años de duración, en la que el paciente tiene la enfermedad pero no presenta los signos motores que permiten el diagnóstico clínico.

En esta etapa, que se conoce como fase precoz o prodrómica, pueden aparecer síntomas como la pérdida de olfato o alteraciones del sueño REM. Es una fase crucial para el desarrollo de terapias que puedan prevenir, retrasar o enlentecer la progresión del Parkinson. Se presume que estas terapias que inciden en la evolución de la enfermedad son más eficaces en estas fases iniciales.

El proyecto que está coordinando el Servicio de Neurología del Marañón se centra en la detección de signos motores sutiles a través del análisis de los movimientos oculares, la voz o la escritura. También se realizan pruebas de imagen como la ecografía del tronco cerebral y el análisis de la mucosa olfativa obtenida mediante un cepillado nasal.

El estudio está dirigido a familiares directos de primer grado de enfermos de Parkinson, hijos o hermanos, ya que es uno de los principales factores de riesgo de padecer la enfermedad. “La detección de las fases tempranas de la enfermedad de Parkinson va a ser un paso fundamental para el desarrollo de tratamientos que puedan retrasar o enlentecer la progresión de la enfermedad”, afirma Francisco Grandas.

Últimos artículos

El ple aprova una modificació de pressupost de prop de 700.000 euros

El ple de setembre de l’Ajuntament...

Alcázar se consolida un año más como referente educativo con la acogida de la jornada formativa de Inspectores de Educación

Esta web utiliza cookies para que podamos ofrecerte la mejor experiencia de...

La Comunidad de Madrid reabrirá la Línea 1 de Metro el 14 de octubre tras concluir las obras de remodelación entre Nueva Numancia y...

Así lo ha anunciado el consejero de Vivienda, Transportes e Infraestructuras, Jorge Rodrigo, durante...

Llega el autobús de Generación D y el impulso en competencias digitales

Llega el autobús de Generación D y el impulso en competencias digitales - Ayuntamiento...

Quizá también te guste

La Comunidad de Madrid reabrirá la Línea 1 de Metro el 14 de octubre tras concluir las obras de remodelación entre Nueva Numancia y...

Así lo ha anunciado el consejero de Vivienda, Transportes e Infraestructuras, Jorge Rodrigo, durante...

Limpieza de nuestro entorno/Gure ingurugiroaren garbiketa

Por tercer año consecutivo el Ayuntamiento de Aibar ha organizado una jornada colectiva para...